Mi sitio web
El primero fue Fernando, solo un año mayor que  y pupilo del curso de forma inmediata superior en la universidad, lo conocí en la habitual celebración de Capacitad, simpatizamos y por mes éramos pareja, con él aprendí a disfrutar del tacto, sus manos en distintas ocasiones recorrían mi cuerpo, de verdad en poquísimas ocasiones puedo asegurar que haya sentido algo semejante al placer. Todo era igual, hasta el momento en que en una ocasión apretada contra una pared, mis manos extendidas, en tanto  me masturbaba introduciendo sus dedos en mi vagina, conseguí ver su cara, su expresión de deseo, su charlar entrecortado y en susurros, que indicaban su placer me hicieron verdaderamente disfrutar, me movía cara abajo flectando mis piernas tratando de introducir todavía más sus dedos mientras que llevaba mi mano libre cara su polla todavía presidiaria de sus ropas,  me solicitaba que la liberase y tocase, .
toroporno rubias 19 puritanas.com revista clima videosmadurasx factoria arnaldo redtubeespañol ubias19 yonkis tv tubias19 19rubias lucia la piedra wikipedia msduras xxmaduras topcaseras ruibias19 alrincom madurax fotosdetiasbuenas bravo tube follarea pprnogratis rubuias camsamateur tias buenas en sujetador pprnogratis morbocornudos.com www.puritanas.com videos prono en español ruboas porno culos
Solo verlo disfrutando me impidió cualquier oposición, liberada la tomaba en mis manos sintiendo su dureza, la apretaba, entonces  tomaba mi mano y le imprimía un suave vaivén. Fueron mis primeras pajas, que siempre y en toda circunstancia acababan con su semen escurriendo en mi mano y, que por aquel entonces, no admitía ni tan siquiera olisquear.

No pasé de estos encuentros con Fernando, lo masturbaba, me masturbaba, apretaba mi trasero, sorbía mis senos con fruición, mas jamás tuvimos relaciones coitales, tras todo diecinueve años de "buena educación" no se abandonan en un abrir y cerrar de ojos.

Todavía era pareja de Fernando cuando conocí a Sergio.

En una celebración de la "O bien" Sergio ´me sacó a danzar y ya antes que el baile acabara, tomo mi mano y me llevó fuera del circuito, nos subimos a su coche y charlamos de todo, me llevó a casa y me afirmó que desde ese instante era su pareja, no solicito que lo entendáis mas fue de esta manera.

¿Fernando?

Carece de importancia que os comente el resto de la historia con él.

Con Sergio, al comienzo no hubo diferencia ciertas relaciones que sostenía con Fernando, hasta el momento en que un día estando en su coche en un aparcadero, Sergio se pasó al asiento de atrás, me llamó y empezó a besarme con profundidad, su lengua recorría mi boca enredándose con mi lengua, me la chupaba sacándola hasta hacerme doler, sus manos no estaba quietas recorrían mi senos, los apretaba, pellizcaba mis pezones, los chupaba y mordía.

– Mírame – me afirmó, y añadió – ¿te agrada? -.

Lo miré, vi su goce reflejado en su cara y mi conchita se humectó, verdaderamente me agradaba lo que veía y una extraña sensación recorrió mi columna. Llevó mis manos a su pantalón y guiándolas lo desabrocho liberando su polla y me ordenó masturbarlo, mientras que lo hacía moviendo mis manos de arriba abajo contemple su cara, empecé a gemir y le pregunte si al  le agradaba mis senos. Su contestación fue tomarlos sobre la camisa y tirando de ellos me aproximaba y distanciaba de su cuerpo, desabrocho la camisa y empezó a chupetearlos uno a uno, los recorría con su lengua, me mordía los pezones, los apretaba, arrojándome sobre su cuerpo.

Sus manos empezaron a ocuparse de mi trasero y vagina, introdujo sus dedos en mi vagina, moviéndolo en vaivén, entonces introdujo otro, los movía adentro y afuera, en círculos, o bien por toda la extensión de mi raja, mientras que me charlaba y afirmaba que me iba a sepultar hasta reventarme, que me iba hacer disfrutar como una perra y otras linduras, mientras que me preguntaba si me agradaba,
.

Si… si… me agrada, sigue…sigue…ah…aahh, gemía sin darme cuenta.

Me ordenó que bajase al piso del coche, sentándose  y me ordenó que lo pajeara. Libere su polla sin pensarlo y pude verla, dura, era de unos veinte centímetros, recorrida por venas azulosas y coronada en un balano fino de entrada y que medraba hasta juntarse con un leño grueso; la recorría entera con mis manos en un suave vaivén mientras que  aseveraba mi cabeza, -chúpala- me afirmó y forzando mi cabeza la dirigió hacia ella, toque su balano y pude sentir la r

eacción de su cuerpo y el latir de su verga en mi mano, el sabor salobre dulzón no me enfadó, siguiendo sus instrucciones empecé a relamer su polla en su extensión, subía y bajaba por ella, acariciaba su bálano con mi lengua, lo pajeaba con mi mano, cuando de súbito  empujó mi cabeza introduciendo su verga en mi boca y me sostuvo ahí, me liberó un tanto y volvió a empujar, con voz entrecortada me afirmó -chupa perra-. No pude resistirme, sentirme dominada de aquella forma, viéndolo disfrutar y resoplar como un animal
© 2018 Mi sitio web

02084